Escarabajo de la nariz sangrante

Timarcha goettingensis

El escarabajo de la nariz sangrante (Timarcha goettingensis [= Chrysomela goettingensis]) posee un cuerpo abombado y compacto, de hasta 1 cm, compuesto de 4 piezas bien ajustadas: la cabeza, el pronoto y el par de élitros. Bajo esta coraza emergen tres pares de patas largas y las antenas, pero no tiene alas. Pertenece a la extensísima familia de los crisomélidos; aunque a diferencia de la mayoría de especies de crisomélidos que destacan por su colorido, el color del escarabajo de la nariz sangrante es un negro intenso y violáceo, uniforme. La superficie de los élitros y del pronoto está grabada con minúsculos puntitos sin alineación aparente. Los machos, de menor tamaño, se caracterizan por sus tarsos muy desarrollados, en especial los del primer par de patas. Las imágenes muestran hembras, que se identifican por el tamaño normal de sus tarsos.
El escarabajo de la nariz sangrante se alimenta de plantas, preferentemente de las de la familia rubiáceas y en particular del género Galium.
Si es molestado, excreta por la boca y a veces también entre los artejos de las patas unas gotas de hemolinfa de color rojo vivo y olor nauseabundo para disuadir al posible depredador.
Se han descrito muchas formas a nivel subespecífico de T.goettingensis con áreas de distribución restringida, algunas también en Cataluña. T.goettingensis debe considerarse como especie en sentido amplio, o bien como nombre de grupo si las formas regionales son consideradas a nivel específico. La determinación más precisa de los ejemplares de la imágenes, obtenidas respectivamente en el PN de Sant Llorenç del Munt i L’Obac y en Castellnou de Bages, solo puede llevarla a cabo un especialista en este género.

Los crisomélidos constituyen una familia muy extensa de coleópteros, la mayoría de ellos pequeños, redondeados y con colores vivos metalizados, muy atractivos. Muchas de las especies de crisomélidos están especializadas en comer de una sola o de unas pocas especies cercanas de plantas, con lo que fácilmente resultan ser una plaga de la planta huésped. El escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlineata) y el escarabajo del romero (Chrysomela americana) son dos de las especies de crisomélidos más conocidas; ver también Chrysolina (= Chrysomela) menthastri.

[foto Jordi Badia]