Tejo

Taxus baccata

El tejo (Taxus baccata) es una especie muy antigua, de la que se conservan fósiles del período Triásico, única representante europea del orden de las taxales. Es un árbol pariente lejano de las coníferas más conocidas; los pinos, abetos y cipreses. La madera de tejo es la más dura de los árboles autóctonos en Catalunya. Tiene un característico color rojizo y está cubierta por una corteza delgada y lisa que fácilmente se desprende en pequeñas láminas. Las hojas son pequeñas, perennes y extremadamente tóxicas, de forma plana y estrecha, casi lineares, dispuestas a modo de las hojas de un abeto. Con atención, las hojas del tejo se diferencian de las de abeto por su color verde en el reverso, por su punta y por la inserción decurrente en los tallos. La foto 1ª muestra el anverso de las hojas y la inferior su reverso.

El tejo es un árbol dioico, con ejemplares masculinos portadores en primavera de unas flores muy simples, de color amarillo, situadas en la axila de las hojas, y ejemplares femeninos con flores que consten de un solo óvulo en la base del cual, durante el proceso de maduración, crece una arilo rojo, buen comestible, que hace las veces de fruto para la dispersión (ver foto 3ª).

El tejo es un árbol en regresión, probablemente a causa de su crecimiento lento. En la comarca de Bages vive espontáneamente en las partes altas de Montserrat, restringido en las canales, y algunos individuos más se encuentran en rincones húmedos y poco accesibles del parque natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac. Por su rareza, el tejo es una especie protegida en Catalunya.

[fotos Florenci Vallès (1ª y 3ª) y Jordi Badia (2ª y 4ª)]