Caliza con erizos de mar

Los erizos de mar son un grupo muy característico de la fauna fósil del Eoceno del sudeste de la comarca de Bages. Se encuentran ejemplares enteros y muy bien conservados a falta tan solo de las púas, sacados a la luz por la paciente erosión; aunque lo más habitual es encontrar fragmentos, púas y secciones englobados en una matriz de roca caliza pulida por el agua o cortada artificialmente. En estos casos, los fósiles de erizos de mar resaltan en blanco sobre una roca de color dominante gris. Son muy característicos los círculos o elipses de unos 2-4 cm de diámetro y 1-2 mm de grosor que corresponden a secciones de caparazones de erizos.

Los fósiles de erizos no se encuentran distribuidos uniformemente en el terreno sino agrupados, explicando que algunas zonas cercanas a la costa del antiguo mar cálido les eran particularmente favorables. Los arroyos de Mura y Talamanca, cerca de su confluencia en sant Esteve de Vila-rasa, descubren superficies de roca con fósiles abundantes de erizos de mar. En las imágenes, el detalle de una caliza llena de restos de erizos en el arroyo de Talamanca.

[fotos Jordi Badia]