Campanilla silvestre

Campanula persicifolia

La campanilla silvestre (Campanula persicifolia) destaca per sus flores desproporcionadamente grandes, de hasta 4 cm, en forma de campana muy abierta y poco incisa, de color azul celeste y dispuestas en un racimo terminal. El cáliz está formado por un solo verticilo de sépalos estrechos, menos soldados que la corola, y sin aquel doble cáliz característico de la campánula grande (C.speciosa ssp. affinis). Las hojas de la campanilla silvestre son largas y estrechas, sin pecíolo, con el margen festoneado y el contorno obovado, es decir, con el limbe más ancho a medida que se aleja de la base.

La campanilla silvestre es una hierba que crece en los márgenes de los bosques caducifolios, en las canales de Montserrat y en los prados húmedos, donde en junio se hace notar con sus grandes flores.

[fotos Jordi Badia]