Lastoncillo

Carex halleriana

El lastoncillo (Carex halleriana) es una hierba perenne que podría tomarse como una gramínea, en realidad el examen de sus espigas revela que pertenece a la familia ciperáceas. El lastoncillo forma una mata de hojas largas de un palmo, estrechas de 2-3 mm, planas con el nervio medial hundido en el haz y resaltado en el envés y de un color verde intenso, el verde característico de los Carex. Estas hojas están envueltas en la base por vainas de color marrón y a menudo también por las hojas secas de la temporada anterior. De la roseta nacen también tallos, tan largos como las hojas y culminados en una única espiga masculina de unos 2-3 cm. Las flores masculinas constan de una gluma o bráctea de color marrón rojizo, de la que emergen los 3 estambres con filamento muy delgado y anteras grandes, alargadas, amarillas y vistosas para dispersar el polen al viento. Las espigas femeninas son más cortas, de solo 1 cm, aunque más numerosas. Debajo de la espiga masculina suele nacer una espiga femenina con pedúnculo muy corto y, muy por debajo en el tallo, aparecen algunas espigas femeninas más, estas últimas con pedúnculo largo y delgado, aunque sin llegar a la altura de la espiga masculina terminal. Las flores femeninas tienen una gluma y un ovario o utrículo con 3 estigmas para recibir el polen. Los frutos -en la imagen 4ª- son utrículos verdes, súbitamente contraídos y con muy poco pico.

El lastoncillo (Carex halleriana), a pesar de no tener nombre popular en catalán, es una hierba extensamente distribuida por Cataluña y una de las pocas hierbas común en los terrenos secos de los romerales, coscojales y tomillares.

[fotos Jordi Badia]