Nízcalo de sangre vinosa

Lactarius sanguifluus

El nízcalo de sangre vinosa (Lactarius sanguifluus) de las fotos y el nízcalo o nízcalo de umbría (Lactarius deliciosus) son, sin duda, las setas de bosque comestibles más conocidas en Catalunya. Se distinguen claramente por el color de su carne al cortarla: la de Lactarius deliciosus adquiere un color anaranjado, mientras que la de L.sanguifluus es de color tinto. También se pueden distinguir por el color de las láminas, más o menos vinosas en L.sanguifluus y anaranjadas en L.deliciosus, aunque esta característica distintiva no es siempre clara. L.sanguifluus se hace raro a medida que aumenta la altitud, mientras que L.deliciosus en las tierras bajas es más frecuente en las umbrías. En algunas comarcas de Catalunya, L.deliciosus es conocido con el nombre de «pinetell» pero generalmente se aplican los nombres de «rovelló» en catalán y nízcalo en español a ambas especies.
En la foto 2ª, la cosecha de nízcalos de sangre vinosa en el transcurso de una excursión de la ICHN-Bages preparada para cocinar.

[fotos Florenci Vallès (1ª), Montserrat Porta (2ª) y Jordi Badia (3ª y 4ª)]

Las raíces de la mayoría de plantas aumentan mucho su superficie de captación de agua con sales minerales gracias a las micorrizas, que no son más que filamentos (hifas) de los hongos que prestan este servicio a la planta a cambio de alimento. La dependencia que tienen los pinos respecto a las micorrizas es total porque su sistema radicular con una ramificación fina poco desarrollada no les permite vivir de forma silvestre sin sus hongos asociados. La mayoría de setas comestibles que se acostumbran a recolectar en el Bages nacen en otoño y, como la especie que exponemos, son órganos reproductores de hongos formadores de micorrizas con los pinos.