Romero blanco

Helianthemum syriacum

El romero blanco (Helianthemum syriacum [= H.lavandulifolium]) es una mata perenne de la familia Cistáceas, grisácea, que alcanza los 50cm de altura y que penetra ligeramente en la comarca de Bages por el suroeste.

El romero blanco posee hojas con pecíolo muy corto y limbo estrechamente lanceolado, casi lineal, de hasta 5 cm de longitud, grueso y con márgenes revolutos. Estas hojas por encima son de un gris azulado y tienen algunos pelos asteriformes cortos, y por debajo, en el espacio central que dejan libre los márgenes revolutos, son blanquecinas y tomentosas. El nervio central blanco queda hundido en la cara superior y resaltado en la inferior. Las hojas nacen opuestas, en perpendicular entre un par y el par inmediatamente por encima o por debajo, o sea en disposición tetrástica. Cada hoja tiene en la base un par de hojas pequeñitas de forma idéntica, aunque de menos de 1 cm de longitud, y un par de estípulas triangulares o lanceoladas aplicadas al tallo.
El tallo es de sección circular y su superficie rojiza y salpicada de pelos blancos y cortos.
Avanzada la primavera, el romero blanco muda su aspecto tristón por la alegría coloreada de la floración. En la axila de las hojas más altas y en el extremo de los tallos se forman inflorescencias cimosas unilaterales, con numerosas flores densas que se suceden alargando el período de floración. Las flores tienen simetría radiada; constan de un pedúnculo débil que no supera 1 cm, 5 sépalos desiguales 3 de los cuales son ovados y algo translúcidos salvo en sus nervios longitudinales remarcados en verde y 2 estrechos, 5 pétalos redondeados y vistosos por su color amarillo homogéneo y tamaño de hasta 1 cm, numerosos estambres del mismo tono amarillo que los pétalos y un pistilo situado en el centro de la flor y rematado por un estigma circular. El fruto es una cápsula seca con superficie pilosa, de 3-4 mm, que al abrirse liberará las semillas.

El romero blanco es una planta característica de los romerales áridos en terrenos pobres y soleados que puede llegar a ser abundante en las cuestas secas de la depresión del Ebro. Se encuentra en los valles de los arroyos de Julenques y de Font de Boix que conforman la cabecera de la riera de Guardiola; un área improductiva y rocosa que resultó quemada durante los incendios de 1986 en Montserrat y que, de nuevo, fue requemada por el incendio del 26.07.2015. La regeneración de la vegetación en esta área es muy pobre. El área está situada al lado norte o del río Cardener de la divisoria entre las cuencas de los ríos Cardener y Anoia que establece la cresta entre el collado de can Massana y Sant Pau de La Guàrdia; pero, por circunstancias históricas, pertenece mayoritariamente al municipio de El Bruc y, por tanto, a la comarca de Anoia. Por estos valles denudados por el fuego, la erosión y el abandono, el romero blanco penetra ligeramente en la comarca de Bages en los alrededores de can Codorniu, mas Enric de la Serra y de la propia fuente de Boix. Josep Nuet y Josep M. Panareda consignan una sola localidad de romero blanco en su Flora de Montserrat, en la sierra de Canfranc por la que sube la senda del Ángel desde Monistrol al monasterio. Por ahora, no hay constancia que en Cataluña el romero blanco haya cruzado el río Llobregat, ni avanzado más al norte de las localidades en los términos municipales de Castellfollit del Boix, Guardiola y Monistrol de Montserrat que conocemos en la comarca de Bages. El romero blanco no se encuentra en el Pla de Bages, ni tampoco en los relieves que lo delimitan por el norte.

[fotos Jordi Badia]