Taray

Tamarix canariensis

Tamarix canariensis es una de les especies de taray espontáneas en la comarca de Bages, probablemente la más común.

Los tarayes o tamariscos son arbustos o árboles poco altos, muy ramificados en un conjunto de ramas finas, largas y flexibles, cubiertas de hojas en forma de escamas imbricadas de tan solo 1,5-2,5 mm de longitud, comparables a las de los cipreses. Aunque las ramitas verdes de los tamariscos caen en invierno. Además, las hojas de los tamariscos suelen tener, en mayor o menor abundancia, glándulas secretoras de sal. En primavera los tarayes sacan inflorescencias cilíndricas constituidas por flores actinomorfas, tetrámeras o pentámeras, rosadas. El fruto es una cápsula que al abrirse liberará minúsculas semillas equipadas con un plumero para su dispersión con el viento. Las especies de taray se distinguen solo cuando están en flor por pequeñas diferencias en sus piezas florales.

Los tarayes soportan la salinidad en el suelo. Su hábitat más característico son los suelos con agua freática moderadamente salina, tanto cerca del mar como en cuencas sedimentarias interiores. En la comarca del Bages se encuentran tarayes en taludes arcillosos de la formación geológica Artés y en áreas influidas por la minería de potasa, principalmente cerca de arroyos salinizados como los de Conangle (Balsareny), Riudor (Santpedor) y Bellver (Callús). Además, los tarayes se utilizan en jardinería y en la restauración de terrenos; han sido plantados, por ejemplo, en la parte norte del humedal de la Corbatera y en la franja entre la escombrera salina de la Botjosa y la Acequia de Manresa, ambas localidades en Sallent.

Tamarix canariensis forma las inflorescencias en las ramillas verdes del mismo año, no en las leñosas de años anteriores. Las flores són pentámeras, con 5 sépalos, pétalos y estambres. El capullo tiene forma esférica. La bráctea floral alcanza la altura del ápice de los sépalos; estos sépalos no llegan a 1 mm de longitud y poseen el margen finamente denticulado. Los pétalos rosados miden un máximo de 1,5 mm. Las ramas leñosas tienden a un tono pardo-rojizo, las ramillas verdes y los raquis de las inflorescencias tienen numerosas papilas y las hojas numerosas glándulas excretoras de sal.

Tamarix canariensis es casi indistinguible de Tamarix anglica (= T.gallica) cuyas flores son algo mayores, sus tallos tienen menos papilas y sus hojas menos glándulas.

[fotos Florenci Vallès (1ª) y Jordi Badia (2ª)]